Manual de usuarios de librerías latinoamericanas

INSTRUCCIONES PARA VISITAR UNA LIBRERÍA. ILEANA GÓLCHER

Durante muchos años me han interrogado acerca de cómo debe ser la librería ideal. Las respuestas son múltiples, porque son diversos los  ángulos de análisis de estas importantes entidades propias para la difusión y disfrute de la lectura. Como resultado de mis viajes al extranjero y de la vivencia en las librerías panameñas, puedo entonces efectuar un balance acerca de ellas.
Este texto es un apoyo  efectivo para responder la guía cómo visitar una librería,  cuya autora es la profesora Ileana Gólcher

¿ Cómo debe ser la librería ideal?
Al respecto puede afirmarse que una librería debe ser un escenario de encuentro entre lectores, escritores, editores, diseñadores gráficos, illustradores, con el  público en general interesado en adquirir un libro.
En consecuencia una de sus primeras características es su ambiente de comodidad. Nada más desagradable que una librería que no disponga de sillas, sillones, mesas de lectura y una agradable música de fondo, instrumental para invitar al lector a iniciar la buena lectura.

Debe ofrecer además información ordenada, jerarquizada que permita de forma rápida identificar como una especie de ruta de navegación el sitio en que se encuentra ubicado como libro, editorial, autor, dependiendo de la forma en que se encuentre organizada la librería. Recuerdo la librería      en Barcelona como un buen ejemplo de esta reflexión. Al solicitar una obra, o la ubicación de un areatemática específicael personal encargado de la libraría procedía a consultar la computadora y en cuestión de minutos me indicó el piso y la ubicación exacta del libro que buscaba. En otros casos, me informaba que el libro se había agotado o bien que estaba por llegar el nuevo pedido.
Ambiente para leer y comprar.
La librería debe estar bien iluminada, ser accesible al gran público, ofrecer un ambiente de tranquilidad, de calidez para el lector.
Es de esperar que los empleados de la librería sean cordiales con los clientes, de preferencia que dominen el  inglés  y que posean una cultura general sólida que les permita interactuar y sostener una amena conversación. Deberán estar los suficientemente documentados de las ofertas editoriales; preferentemente conocer con propiedad de literatura nacional y estar en capacidad de orientar a cada lector, en fucnión de las ofertas existentes.
Una cita con las casas editoriales.
La librería por lo general ofrece un repertorio de libros de las mejores editoriales en cada tema del conocimiento humano. Una clasificación coherente y lo más actualizada de las nuevas publicaciones no sólo en el idioma del país en que está ubicada, sino que además ofrece una oferta de libros en otros idiomas.
Debe ofrecer posibilidades de ofrecer a sus visitantes un ambiente de libertad, tranquilidad y orden  para recorrer sus anaqueles, dedicar una sección amplia de los autores nacionales.  Además organizar un a sección infantil y juvenil, de manera tal que se pueda ir formando desde la más tierna infancia un respeto y admiración hacia la lectura.
Lo ideal es que cada sección esté organizada por títulos, distribuidos por toda la librería: literatura, ciencias sociales, derecho, pintura, arte, educación, filosofía, etcétera. Además contar con una o varias mesas de ofertas que semanal o quincenalmente ofrezca a los visitantes las novedades del momento.

Funciones de las librerías.
Debe tenerse presente que la función de una librería es orientar a los lectores, mantener el entorno socio cultural, crear un sólido puente entre los lectores y los autores; promover la curiosidad a través de nuevas ofertas, promover la formación de nuevos lectores, vender calidad de obras a buenos precios. Además generar empleo y ser la imagen cultural de un país, de su intelectualidad,  de sus gremios y autores. Ofrecer el libro en diversas modalidades: desde el clásico libro hasta las modalidades  modernas que representan los libros electrónicos. Lo ideal no es colocar libros dentro de un almacén, sino que los libros representen la oferta por excelencia de cada librería. Una vitrina que se renueva de forma casi permanente es otro indicador de calidad. Nada más desagradable que acudir a una librería con vitrinas carentes de atractivo para el público.

Ral como indica Jordi Nadal ( 2005: 97) la función más importante de una librería es ” poner la cultura, el saber y el pensamiento al alcance de la gente: fomentar la educación; servir a la formación del pensamiento; formar ciudadanos; ser un punto de información, ser una posible fuente de diversidad, cultura crítica, propulsión de belleza y sabiduría, ejemlo de actividad viable y hermosoa”.
Los ejes paralelos de las librerías
Generalmente las librería son el escenario ideal para formar Círculos de Lectura, de personas de diversas edades, profesiones y oficios,   que contribuya a que los libros como materia prima, nutran reuniones e intercambios de significados.

De forma complementaria, funcionan alrededor de las buenas librerías una cafetería, una extensa red de actividades culturales que ofrecen presentaciones y debates sobre libros y material complementario, foros, conferencias y un sinnúmero de actividades culturales que permitan fortalecer el nivel cultural de un país.
Visitar las librerías constituye una actividad de consumo cultural inmersa dentro de las compras cotidianas de la familia. Conviene entonces que estén ubicadas dentro de un circuito comercial: cines, cafeterías y restaurantes, galerías y alamecenes en genera; lo cierto es que toda librería debe ser concebida como una actividad de necesaria visita al igual que las otras posibilidades que presenta un mall, un centro comercial, entre otros.

Las librerías forman parte de los activos culturales de cada país; se mide su  nivel cultural por la cantidad de buenas librerías en todo el país. Esta afirmación significa que en el caso de Panamá, deben existir librerías en todos las provincias del país.

Otro detalle que incide en la atención hacia el público es el mercadeo que se inicia desde el momento que el lector decide comprar una obra. Las grandes librerías no pierden la oportunidad de ofrecer en cada compra una bolsa o papel con el membrete y dirección completa. Plástico, papel, cajas decorativas, el libro viaja a través de un buen empaque. Por ejemplo, la librería Cultural panameña,  El Ateneo, en Argentina, qué leo ( Chile), El hombre de la Mancha ( Panamá) y decenas de librería aprovechan al máximo esta oportunidad para hacer mercadeo del libro.
Otro recursos moderno de las librerías es aprovechar las nuevas tecnologías de la información y disponer de un boletín mensual dirigido a los clientes y público en general para mercadear sus nuevas ofertas. También contar con una innovadora página web capaz de presentar nuevas publicaciones, noticias, actividades culturales y perfiles de escritores, posibilidades de compra a través de tarjetas de crédito, en fin… las posivbilidades de ambpliar la cobertura de venta de cada librería está en proporción de la creatividad de sus dueños.
Hay también librerías especializadas que tal como su nombre lo indica su oferta editorial gira en torno a un tema o disciplina humana: es usual entonces una librería didáctica, librería de arte, librería religiosa, universitaria, librería general, entre otras muchas clasificaciones.

Ver. Mercadeo de libros en Panamá. Técnicas efectivas para vender, presentar y mercadear libros en Panamá. Ileana Gólcher. ( 2007). Panamá. Editorial Letras Panameñas.

Comentas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s